CENTRO ESPECIALIZADO EN
PROFESIONALES ESPECIALIZADOS MEJORES PRECIOS
PRIMERA CITA GRATUITA INFORMATE SIN COMPROMISO
PSICOPEDAGOGÍA, PSICOLOGÍA INFANTIL Y JUVENIL Y LOGOPEDIA
Vaya al Contenido

Menu Principal:


Retraso del habla

Es un retraso en el desarrollo del lenguaje en comparación a otros niños de su misma edad cronológica, que puede afectar a la fonología, la sintaxis, la semántica y la pragmática.
Normalmente los niños con retraso de habla tienen dificultades para producir conjuntos de palabras o frases cortas.
Debemos tener en cuenta, el desarrollo típico del lenguaje:
Entre los 12 y los 18 meses: Aparecen las primeras palabras
Entre los 18 y los 24 meses: Aparecen las primeras combinaciones de 2 palabras.
Entre los 24 y los 30 meses: Aparecen producciones de 3 palabras.
A partir de los 30 meses: Los niños ya producen frases que siguen la estructura sujeto,
verbo y complemento.
En el caso de los niños con dificultades estas etapas no se siguen y aparecen de forma más tardía.
Algunos de los errores más comunes en los niños con retrasos del lenguaje son:
Omisiones de fonemas o de sílabas, sobretodo en posición inicial y final de palabra.
Substitución de fonemas o sílabas en palabras.
Nivel de vocabulario pobre y dificultad para adquirir nuevas palabras.
Lagunas en la comprensión.
Dificultades de expresión.
Tabla de signos de alerta de dificultades de lenguaje
Etapa pre lingüística (0-12 meses)
12-24 meses
 
Succión deficitaria, atragantamiento con líquidos
   (entre 1-2 semanas).
Llanto débil (3-4 meses).
No sonríe ante caras o voces familiares (3 meses).
No imita o produce sonidos (4 meses).
No responde o no se orienta hacia los sonidos
   o a la voz humana (5 meses).
Ausencia de sonidos (5-9 meses).
No balbucea (8 meses).
No utiliza gestos como “adiós” o “palmitas” (12 meses).
 
Hay poco balbuceo y poca variación de sonidos.
Cuando no hay apoyo gestual no hay respuesta
    a los nombres familiares.
No usa gestos para saludar o decir adiós.
Ni señala para mostrar o pedir.
No responde a su nombre.
Prefiere utilizar gestos en lugar de palabras
   o vocalizaciones.
Con 2 años no utilizan expresiones de 2 palabras.
2-3 años
3-4 años
 
Ausencia de palabras simples.
Habla ininteligible.
No combina dos palabras.
Repite lo que se le dice (lenguaje ecolálico).
Hay una falta de interacción con los demás.
Juego restringido o repetitivo.
Dificultades para controlar el babeo.
Dificultades de masticación.
Cierta frustración en situaciones comunicativas.
 
Habla ininteligible fuera de su núcleo familiar o más
   cercano.
No imita sílabas.
Tiene dificultades para emitir frases de dos elementos
    e incapacidad para usar tres.
Falta de adjetivos y pronombres.
Incapacidad para expresar lo que está haciendo.
No pronuncia la sílaba o la letra final de las palabras.
4-5 años
5-6 años
 
El niño no puede pronunciar bien la mayoría
   de los sonidos del lenguaje.
Hace frases de tres palabras o menos.
Omite nexos, pronombres, artículos o verbos
   en las frases que hace.
Tiene un vocabulario reducido y suele utilizar
   términos como “este”.
No responde al ¿qué? O al ¿dónde? Cuando se
   pregunta por historias familiares.
Tiene dificultades para narrar sucesos que le han ocurrido.
 
Persisten las dificultades de articulación.
Hace errores en la estructura de las frases.
Presenta dificultad en tareas de atención sostenida,
   como por ejemplo en escuchar un cuento.
Dificultad para responder al “qué”, “cuando”,
   “dónde”, “quién” y “por qué”.
Para tratar a un niño con dificultades de lenguaje es muy importante hacerlo en equipo multidisciplinar. Por eso desde Activexa, contamos con un equipo multidisciplinar (logopedas, psicólogos, psicopedagogos, profesores, etc..) y mantenemos contacto con demás profesionales (médicos, pediatras, tutores, etc...) procurando una intervención completa y eficiente.
También es muy importante la colaboración activa de la familia, por lo que nuestro equipo de profesionales, mantiene un contacto continuo con los padres, aportándoles estrategias y pautas para la estimulación en casa. De esta forma, facilitamos a través del entorno natural del niño, la generalización de los aprendizajes realizados en consulta.
Es importante detectar y trabajar las dificultades del lenguaje de manera temprana para evitar posibles dificultades en el futuro en aspectos relacionados con el aprendizaje de la lecto-escritura.  
    
Centros homologado por la
Comunidad de Madrid
Regreso al contenido | Regreso al menu principal